TESTIMONIOS

Martha Irene Venegas Trujillo

Mi nombre es Martha Irene Venegas Trujillo, tengo 45 años y soy directora de la ruta del tequila.

¿Cómo me convertí en víctima de la violencia vial?

Esta historia inicio el 02 de noviembre del 2009, cuando David Bañuelos López de 38 años en elevado estado alcohólico, drogado y a exceso de velocidad, manejaba por periférico y se impactó por la parte trasera del auto de mi hijo que se encontraba detenido en un alto, prácticamente los atropello, de los 5 jóvenes que iban en el auto, mi hijo Ricardo García Venegas de 22 años fue quien perdió la vida.
Cuando tienes un acontecimiento de esta naturaleza, tu vida se convierte en una pesadilla de la cual quieres despertar, empiezas a llevar un padecimiento muy doloroso por la injusticia, la corrupción y la impunidad que se vivió con este hecho, ya que todo fue muy absurdo; al hombre que cocho a mi hijo, teniendo todos los elementos para detenerlo, lo dejaron en libertad a los 8 días porque se modificaron los peritajes, hubo 14 puntos de incumplimiento por parte de la ministerio público en el procedimiento que le permitió tener ventajas al responsable, no hubo prueba de alcoholemia, no lo transfirió a la procuraduría cuando debía y el peritaje de velocidad los agentes de vialidad corruptos lo modificaron, declarando que no iba a exceso de velocidad, fue entonces cuando el juez cuarto de lo penal me dijo que según las leyes de Jalisco para que el causante vaya a la cárcel se debe contar con dos agravantes: alcohol y drogas que valen por una, e ir a exceso de velocidad, y en este caso sólo teníamos la prueba de drogas y no la de velocidad, logrando que al responsable lo dejaran en libertad.
Cuando padeces tanto dolor, no te das cuenta de todo lo que pasa, te estas muriendo con él y lo único que quieres es darle la bendición, abrazarlo y besarlo antes de que se lo lleven para siempre. De lo único que me arrepiento es de no haber tenido esa cordura de estar al pendiente de que las pruebas se recabaran bien, las cosas son así, aquí la corrupción actuó.
Me dañaron 2 veces, una con la muerte de mi hijo y dos un gran daño emocional por el abuso de las autoridades.
¿Cuál es el valor que encuentras en la Asociación de Víctimas de Violencia Vial A.C.?
No teníamos un apoyo, no teníamos quién nos defendiera, empecé a buscar justicia, toqué muchas puertas pero no conseguí alcanzar la justicia, fue cuando dije ¡Ya basta!, no puedes esperar dar la bendición a tus hijos cuando salen y saber que un irresponsable los va a lastimar; a partir de la muerte de Ricky empezamos a trabajar en promover reformas a la Ley, fue un trabajo arduo para presentar estas reformas que finalmente fueron aprobadas por unanimidad y se publicaron en septiembre del 2010, a un año de la muerte de mi hijo.
Yo recibí un abrigo, por parte de la asociación y me refugie en ella, sintiendo que una persona que vivió lo mismo que yo, me podía entender, hicimos un gran trabajo en beneficio de toda la sociedad de Jalisco para tratar que nuestra experiencia no se vuelva repetir en ninguna familia.
Después de esto ya nada es igual, no respiras igual, la vida no es la misma, una madre creé que como marca la naturaleza vas a ver a tus hijos vivir y cuando te truncan todo eso, es tan difícil que un hijo se vaya antes que sus padres.

“Lo único que me queda como ser humano es transmitir mi experiencia, compartir mi dolor, revivirlo y decirle a la gente ¡No manejes en estado de ebriedad o si consumiste drogas, no manejes usando tu celular!, son tantas las acciones que te pueden transformar la vida y cambias de vivir a un medio vivir.”